[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1524162648373{margin-bottom: 0px !important;}”]Por Lori Desautels

Traducido por María José Carreño

¿Qué pasaría si pudiéramos mejorar dramáticamente nuestros procesos de pensamiento y estrategias de aprendizaje aprovechando el genio social de otra persona? ¿Qué pasaría si un compañero de clase, colega o amigo pudiera ayudarnos a reconocer y reclamar nuestras fortalezas, nuevos hábitos de pensamiento y estrategias desde una perspectiva que nunca habríamos imaginado por nuestra cuenta? Como seres humanos, nuestra supervivencia depende de los demás. Nuestra capacidad de cooperar y colaborar ha superado el estado de competencia de respuesta al estrés dentro de nuestra especie y durante toda la evolución. Con una afiliación grupal para nutrir estas relaciones, podemos fortalecer y reevaluar nuestros propios procesos de pensamiento.

El acompañamiento en la era Conceptual

Los dos aspectos del ser humano que nos diferencian de otros mamíferos son la metacognición y el profundo deseo de pertenecer o sentir. Nuestra sensación de necesitar pertenecer a un grupo es una parte heredada de nuestra neurobiología, y la colaboración con otros es el resultado deseado. La metacognición es la habilidad innata y milagrosa de nuestros cerebros para autoevaluarse, pensar sobre lo que pensamos, y remodelar nuestras perspectivas.

Sentir las emociones de los demás, la aceptación social y la cooperación son fundamentales para nuestro desarrollo temprano de la identidad y las etapas de la industria. El autor y orador motivacional Daniel Pink afirma que el futuro pertenece a los pensadores cooperativos conceptuales. Observa un cambio definitivo en el mundo desarrollado desde una edad lógica / técnica a una era conceptual, que otorga un valor superior al conocimiento. Pink cree que estas habilidades conceptuales incluyen:

  • El diseño para cambiar el mundo de manera significativa
  • Historia o habilidades narrativas centradas en la comprensión
  • Sinfonía y síntesis
  • Empatía
  • Juego
  • La búsqueda de significado

Empatizar y dar sentido a nuestras experiencias cooperativas utilizando la imaginación es nuestra razón para llevar la colaboración metacognitiva al aula. Creo que esto comienza con los maestros y los estudiantes en un nuevo modelo de coenseñanza, ya que es posible que necesitemos enseñar las habilidades metacognitivas y de colaboración que deseamos ver de nuestros alumnos: ¡no podemos suponer que cada niño sepa cómo “hacer” la escuela! Sabemos que cuanto más entiendan los alumnos cómo piensan, procesan, conectan y recuerdan información, mejor será su aprendizaje. Investigaciones recientes también han reportado que las habilidades de la memoria de trabajo son más importantes que el cociente intelectual y son un mejor predictor del éxito académico.

 

Cuatro estrategias colaborativas de metacognición

Cuando los profesores modelan su propia comprensión del aprendizaje personalizado y las estrategias para afrontarlo, los estudiantes prestan atención. A continuación, se enumeran las estrategias colaborativas y metacognitivas que sientan las bases para la creatividad, la empatía y una inmersión profunda en la enseñanza de los estudiantes sobre su propio pensamiento.

  1. Enseña a los estudiantes acerca de su propia neuroanatomía única

Esto funciona mejor en grupos pequeños con un estudiante designado como su co-profesor. Cuando los niños y adolescentes entienden el impacto de las emociones, el estrés y la capacidad de memoria en su aprendizaje, se les faculta con opciones que afectan todo lo que hacen. Cuatro términos de neurociencia fácilmente entendibles y compartidos pueden cambiar la forma en que los estudiantes piensan sobre su pensamiento:

  • Neuroplasticidad: esta es la capacidad del cerebro para volver a cablear y remodelar sus vías neuronales en función de las experiencias.
  • Corteza prefrontal: encontramos esto cuando colocamos nuestra mano en nuestra frente. Es aquí donde resolvemos los problemas, regulamos emocionalmente y aprendemos a prestar atención.
  • Amígdala: las amígdalas son dos grupos de neuronas en las profundidades del sistema límbico en cada hemisferio de nuestro cerebro. Cuando estos se encienden, pasamos a una respuesta de lucha/huida/ congelación, y la corteza prefrontal se apaga.
  • Hipocampo: el hipocampo se puede mostrar con nuestro dedo índice curvado hacia abajo en forma de caballito de mar. El hipocampo funciona junto a la amígdala y ayuda a nuestro cerebro a memorizar y conectar el aprendizaje. Bajo estrés, el hipocampo no funciona bien.

Enseñar a nuestros estudiantes lo que sucede en nuestros cerebros es intrínsecamente motivador. Saber cómo el estrés distorsiona el pensamiento es reconfortante para los estudiantes. El co-profesor asignado puede revisar lo que él o ella escuchó, dar retroalimentación al docente y compartir ejemplos de experiencias de la vida real donde se activó la respuesta al estrés.

  1. Enseña a los estudiantes sobre cómo aprenden.

La coenseñanza es una herramienta poderosa en nuestras salas de clase cuando los estudiantes y el docente son los modelos de coenseñanza. Asigna a un estudiante por clase o semana para ser el co-profesor. Juntos, el docente y el alumno desarrollan y comparten estas preguntas con la clase: ¿cómo se aprende información nueva? ¿Cómo estableces conexiones entre lo que ya sabes y lo que se enseña?Como ejemplo:

Necesitamos leer en voz alta mientras escribimos palabras clave en nuestro cuaderno o libro de texto. También usamos muchos colores para ayudar a abordar las partes más importantes que debemos memorizar.

Uno por uno, los estudiantes comienzan a describir cómo abordan el material nuevo y cómo piensan y sienten al respecto. Como clase decidimos que vamos a crear una tabla periódica con estrategias de aprendizaje. Discutimos cómo el ver las diferentes estrategias nos ayudará a elegir una que quizás nunca hayamos considerado.

  1. Discuta cómo lidiar con problemas o desafíos emocionales y sociales.

La escuela se trata más sobre el desarrollo de la vida social de un estudiante que cualquier otra cosa. Si un niño o adolescente se siente preocupado por otros dilemas relacionales y no siente emoción positiva, el aprendizaje no tendrá lugar. La responsabilidad del co-profesor es sentarse al lado del profesor y modelar estrategias para hacer frente a la vida cuando se vuelve desafiante y se siente sin esperanza. Como el profesor principal, comenzaría:

Para mí, tengo una buena conversación conmigo mismo en privado. “Lori, respira profundo y cree que este problema tiene una solución en algún lugar de tu cerebro”. ¡Hagamos una lista de todas las razones por las cuales esto pudo haber sucedido y qué puedes comenzar a hacer con estas opciones!

Los estudiantes pueden reír un poco y hablar entre ellos por un minuto, pero una vez que comienza el intercambio, los comentarios y las historias se vuelven contagiosas y terapéuticas. Como clase, reunimos estrategias que los estudiantes comparten. Publicamos esta creciente lista en una plantilla del cerebro colgada en una pared en nuestro salón de clases. Algunos ejemplos son:

  • Dando un paseo
  • Pasar un tiempo solo
  • Hablando del problema con otros
  • Comer un poco de helado o trigo enrarecido
  • Alejándose del desafío por un momento

Los estudiantes entienden que esta plantilla colorida les permite elegir una estrategia que nunca podrían haber considerado durante un momento emocional intensificado.

  1. Asigne tareas de “Hacer ahora”

El objetivo de estas tareas cortas no es aprender nuevos contenidos, sino posiblemente revisar el día anterior o el tiempo libre mientras la asistencia y la logística del día están en progreso. Use este tiempo de la mañana para la colaboración. Cuando los estudiantes ingresen a la sala de clases, ofrézcales una bolsa de tres artículos y un número. Los números emparejan a los estudiantes. A medida que los amigos se mueven a su área, tienen siete minutos para diseñar una invención con estos tres elementos.

En otro día, a los estudiantes se les dará un problema social / emocional desafiante para resolver juntos. Este problema será relevante para sus edades y culturas. Después de siete minutos, deberán compartir una solución conjunta con su curso. Los estudiantes no solo comenzarán a pensar acerca de cómo abordan su pensamiento, sino que también tendrán la oportunidad de colaborar intencionalmente. Verás cómo sus estudiantes se beneficiarán enormemente de las estrategias y opciones compartidas.

¿Les enseñas a tus alumnos cómo funcionan sus cerebros y cómo pueden trabajar juntos? ¿Ha afectado sus resultados de aprendizaje? Por favor, comparta en la sección de comentarios a continuación.


Fuente:

https://www.edutopia.org/blog/meta-collaboration-thinking-with-another-lori-desautels[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]