Por Henry Kronk

Traducido por Dayne Rosales

Los educadores que pasan mayor tiempo en Internet sin duda se han tenido que topar con una particular palabra que se ha vuelto moda: la gamificación. Para cualquiera que esté luchando para aumentar la participación en temas innovadores parece ser la solución perfecta. El término a menudo se confunde con otra pedagogía popular: el aprendizaje basado en juegos. Entonces, ¿cuál es la diferencia? Y más importante, ¿cuál funciona mejor?

La diferencia entre gamificación y el aprendizaje basado en juegos

Con la gamificación, el educador comienza con su material educativo. Luego aplica técnicas que tienden a enganchar a los estudiantes con dicho material. Esto podría implicar puntuación, lograr insignias, mantener una tabla de líderes (y compensar a esos líderes), desarrollar una narración y personajes alrededor del material e implementar la resolución de problemas, entre otras.

El aprendizaje basado en juegos, por otro lado, va en la dirección opuesta. Un educador comienza primero con un juego existente (o en circunstancia excepcionales uno que diseñó). Luego transforma el material del curso para que se ajuste a ese juego. Por ejemplo, la versión más reciente de “Assassin’s Creed” implica un tipo de juego llamado “Modo de descubrimiento” que permite al jugador recorre completamente la reconstruida ciudad antigua de Alejandría en Egipto (junto con las regiones circundantes). Fue diseñado por un equipo de destacados egiptólogos y no se trata de una travesura, o en el peor de los casos, de violencia, sino que es un mapa que guía al jugador a sitios notables de épocas antiguas que incluye descriptores y el material de origen utilizado para reimaginarlos.

Luego está KFC, que debutó con un módulo de entrenamiento VR Fry Cook el verano pasado. Después de ponerse los auriculares VR, los cocineros novatos se encuentran en un ambiente de tipo sala de escape. Tienen la tarea de freír correctamente el pollo de la firma mientras el fantasma del Coronel Sanders los atormenta.

Relacionado, pero notoriamente diferente

Muchos no entienden completamente la diferencia entre los dos. Por ejemplo, eLearning Inside publicó un artículo a principios de este año sobre insignias digitales, un sello distintivo de la gamificación. Un comentarista escribe: “El hecho de que las insignias no tengan un impacto significativo en la educación no significa que la gamificación en general sea un experimento fallido. Mi hijo tiene 9 años y escribe más de 50 palabras por minuto. ¿Cómo? Debido a un juego de mecanografía, ha estado obsesionado con eso. Si su práctica de mecanografía no estuviera gamificada, probablemente aún estaría escribiendo con dos dedos. Es el mejor ejemplo que he visto hasta ahora donde la gamificación es extremadamente efectiva”.

Este juego de mecanografía parece estar más dentro de la categoría de aprendizaje basado en juegos.

Obviamente, existe una superposición entre las dos pedagogías, pero el aprendizaje basado en juegos, tal como se practica hoy en día, generalmente implica un vídeo o juego de mesa comercial, mientras que la gamificación tiende a ser más IRL, (categoría esencial hablar a la cámara, e interactuar y compartir contenido con la comunidad).

¿Qué es más efectivo?

A pesar de lo amplio que puedan ser ambas categorías, existe un importante cuerpo de investigaciones sobre ambos temas. Uno puede encontrar 421 artículos que tocan GBL en JSTOR, mientras que 234 mencionan gamificación. Ese cuerpo continúa creciendo, y se necesita mucho más antes de poder discutir con absoluta certeza.

Pero tal como están las cosas, algunas conclusiones han comenzado a materializarse.

La gamificación es efectiva si está bien diseñada

El experto en gamificación Yu-kai Chou ha estado trabajando en la gamificación desde 2013. Mantiene un sitio web sobre el tema y compila regularmente ejemplos exitosos. Como defensor, estos ejemplos son, sin duda, escogidos en cierta medida. Pero teniendo en cuenta el volumen, es difícil discutir con las estadísticas.

Una cualidad clave de la gamificación es que un educador o un proveedor de contenido educativo es quien tiene la responsabilidad de diseñar el juego. Eso significa menos tiempo, presupuestos más bajos y menos recursos. Como resultado, muchos estudios tienden a encontrar resultados tibios. Muchas cualidades de la gamificación, como las insignias digitales, ciertamente no mejorarán el aprendizaje por sí mismas.

¿Qué pasa con el aprendizaje basado en juegos?

Por otro lado, a los educadores les gusta usar juegos como Minecraft, Civilization, Roller Coaster Tycoon e incluso Tom Raider para mejorar sus lecciones. En comparación con la gamificación, el aprendizaje basado en juegos tiende a tener un consenso más amplio para su eficacia.

“Creo que tenemos la suerte en este momento” dijo Benjamin Kelly, que enseña tecnología en un distrito rural en New Brunswick, Canadá. Él ha estado creando módulos de aprendizaje basado en Minecraft durante años. “Tienes que vivir bajo una roca para no saber que es Minecraft y no saber el poder que tiene sobre los niños”. En todo caso, las preguntas que recibo son ¿por qué le dejas jugar tanto Minecraft? O ¿Por qué los niños en Minecraft están en la escuela y en casa?

Uno de los mejores comentarios vino de uno de los maestros de mi propio hijo, quien dijo: “no estoy seguro si estoy de acuerdo con que los niños jueguen Minecraft porque es muy atractivo, hace que todo lo demás en la escuela sea menos atractivo para ellos”. Así que, ¿te puedes imaginar sentado allí como un mentor de Minecraft? La sonrisa más grande apareció en mi rostro. Porque la respuesta obvia es, bueno, parece que alguien necesita Minecraft en la escuela”.

Pero, aunque existe esta diferencia en la actitud pública, es posible que el aprendizaje basado en juegos se haya beneficiado de una dinámica desequilibrada. Con la gamificación, los educadores deben hacer que su módulo de aprendizaje sea más entretenido. Con el aprendizaje basado en juegos, esos educadores deben tomar un juego que ya es muy entretenido y hacerlo educativo. Los educadores, por definición, están capacitados para educar primero y entretener en segundo lugar. En este sentido, el maestro promedio puede querer seguir con sus puntos fuertes. Cuando se elige estratégicamente entre GBL y gamificación cualquier maestro debe involucrar una autoevaluación honesta antes de continuar.


Fuente:

https://news.elearninginside.com/gamification-vs-game-based-learning-which-is-more-effective/

Comments
  • karim
    Responder

    muy interesante el articulo, es una buena manera de captar el interes de los niños por el aprendizaje.

Deja un comentario