Por Leah Shafer

Traducido por Dayne Rosales

Los niños pequeños son cada vez más diversos lingüísticamente. ¿Cómo pueden los educadores de la primera infancia brindar un ambiente seguro y enriquecedor?

 

Es sorprendente cómo los niños pequeños aprenden a conversar con los demás. No solo deben internalizar la gramática y el vocabulario, sino también desarrollar una comprensión de la cultura: cómo turnarse en una conversación, con quién hablar y cómo narrar una historia.

Para los estudiantes que aprenden en dos idiomas (DLL, por sus siglas en inglés) – niños menores de 5 años con un idioma del hogar distinto del inglés – ese proceso puede ser complejo. Estos niños pequeños deben navegar constantemente entre dos idiomas y culturas, mientras aprenden las reglas de ambos. Y aunque los beneficios del multilingüismo son claros, estos estudiantes pueden ser excluidos o molestados por sus diferencias, lo que puede obstaculizar su desarrollo.

A medida que la diversidad lingüística se dispara en todo el mundo, los educadores de la primera infancia deben estar preparados para ayudar a los estudiantes DLL a cumplir y superar estos desafíos. Aquí, ofrecemos ideas de Paola Uccelli, una experta en alfabetización, lingüística y educación bilingüe, sobre cómo crear entornos que ayuden a los estudiantes de DLL y sus familias a prosperar.

La diversidad de idiomas en la educación temprana

“Los entornos de educación temprana deben ser lugares donde los DLL y sus familias sepan que tienen el ‘derecho a hablar’, que serán escuchados y respondidos con interés y respeto”, dice Uccelli, profesor de la Escuela de Graduados de Harvard, en el área de educación. Sin embargo, estos programas de primera infancia de alta calidad, culturales y lingüísticamente receptivos pueden ser difíciles de encontrar.

Tres de cada diez niños en los programas de Head Start provienen de familias cuyo idioma principal es distinto del inglés, y las poblaciones de estudiantes que están aprendiendo inglés están creciendo en todo el país. Pero pocos educadores de la primera infancia hablan con fluidez más de un idioma, y ​​pocos reciben capacitación en diversidad cultural y lingüística.

La población actual de DLL también habla una variedad de idiomas que incluso los educadores bilingües pueden no tener contexto para los idiomas de sus estudiantes.

Y a pesar de las buenas intenciones, los compañeros y los profesores a menudo hacen suposiciones sobre DLL y sus familias en función de cómo hablan, vinculando injustamente su inteligencia o personalidades.

 

Tres lecciones clave para los primeros educadores

Para crear aulas de apoyo, los educadores necesitan aferrarse a varias ideas básicas sobre niños pequeños que son multilingües.

  • La “mezcla de códigos” o la combinación de diferentes idiomas en una sola oración no es un signo de un retraso en el desarrollo. Debido a que las DLL están aprendiendo dos idiomas a la vez, a menudo solo conocen ciertas palabras en un idioma. (Incluso a medida que crecen, algunos pueden tener fortalezas en ciertos idiomas, por ejemplo, poder orar solo en español y leer solo en inglés). A edades tempranas, es normal mezclar los dos idiomas para transmitir un punto.
  • Del mismo modo, el desarrollo del lenguaje no se retrasa porque estos estudiantes aprenden más de un idioma al mismo tiempo. Los niños monolingües y bilingües aprenden palabras al mismo ritmo. De hecho, se ha demostrado que el bilingüismo confiere ventajas: se relaciona con el control ejecutivo mejorado, la toma de perspectiva social y la conciencia metalingüística.

 

Fomentar la inclusión y el crecimiento

Fomentar un ambiente inclusivo rico en diversidad es clave, dice Uccelli. Los espacios de aprendizaje temprano deberían crear condiciones para que los niños hablen sobre las diferencias y aprendan a funcionar en una sociedad multicultural. Los educadores deben apoyar el desarrollo del inglés y valorar el idioma materno del niño, simultáneamente.

Docentes:

  1. Anime a los niños a hablar en sus idiomas de origen en entornos seguros, como con sus compañeros o trabajando uno a uno con los maestros. Evite pedirles que hablen públicamente frente a un grupo si no se sienten cómodos haciéndolo.
  2. Configure grupos pequeños que incluyan tanto estudiantes solo en español como DLL para garantizar la inclusión. Explique a los estudiantes que los estudiantes de DLL todavía están aprendiendo, y modele la forma en que pueden comunicarse efectivamente con sus compañeros.
  3. Aprende palabras o frases clave en los idiomas de origen de las DLL, y canta canciones como clase en esos idiomas, también. No solo use el idioma del hogar de un niño para la disciplina; úselo para divertirse y aprender.
  4. Proporcione refugios seguros “sin lenguaje”, que pueden proporcionar DLL con un descanso muy necesario. Deje que los niños jueguen sin hablar, usando bloques, arcilla o rompecabezas.
  5. Presta atención y responde a los niños cuando te hablen en su lengua materna, incluso si no entiendes sus palabras.
  6. Ajuste su idioma al nivel de desarrollo del español de los niños. Si un niño todavía está en las primeras fases de aprendizaje, mantenga los mensajes simples, repita palabras importantes y use gestos para respaldar lo que está diciendo. Donde sea posible, use su lengua materna, también.
  7. Invite a familias multilingües a ofrecerse como voluntarios en su salón de clases y use su idioma materno, y pídales que escriban etiquetas para los artículos en su clase en el idioma del hogar de su hijo.

 

Fuente:

https://www.gse.harvard.edu/news/uk/18/04/multilingual-preschoolers

 

 

Deja un comentario