En Noticias

A menudo se le ofrece tiempo de juego a los niños como recompensa. Para muchos jugar es tomarse un descanso de las matemáticas y el vocabulario difícil, un tiempo para una diversión aparentemente improductiva.

Investigaciones recientes han encontrado que, lejos de ser frívolo, el juego impulsa el aprendizaje al ayudar a los niños a desarrollar las capacidades físicas y habilidades socioemocionales cruciales necesarias para prosperar en el aula. Los niños, de hecho, necesitan jugar para aprender.

El juego construye cerebros jóvenes. Mejora las estructuras cerebrales de los niños y apoya el desarrollo de habilidades de funcionamiento ejecutivo. Estos son los componentes básicos que los niños necesitan para dominar habilidades importantes en el futuro, como la resolución de problemas, la colaboración y la creatividad. Esto a su vez aumenta su curiosidad, afectando positivamente su memoria y aprendizaje. 

El juego también ayuda a los niños a desarrollar habilidades como la negociación y la cooperación, formando alumnos emocionalmente inteligentes que pueden interactuar significativamente con sus compañeros. Estos son atributos clave que se han relacionado con el éxito académico futuro.

Paradójicamente, las aulas que no incorporan actividades lúdicas dificultan el aprendizaje de los niños. Cuando los niños juegan, son curiosos, atentos, entusiastas y participan activamente en el proceso de aprendizaje. Sin embargo, el ambiente de aprendizaje pasivo que es típico de una clase dirigida por un docente podría estimular una respuesta fisiológica contraria: el miedo. Si está presente en dosis altas, se ha demostrado que esto disminuye la atención y, en consecuencia, afecta la capacidad de los niños para aprender.

El tiempo de juego, por lo tanto, no es simplemente un tiempo improductivo ofrecido a los niños como recompensa, ni mucho menos. Y hasta que brindemos apoyo integral para el aprendizaje lúdico en el hogar y en las escuelas, los niños no podrán maximizar los beneficios de aprendizaje que podrían obtener del juego y convertirse en mejores aprendices en el futuro.

Showing 6 comments
  • Eliana Aravena Salazar
    Responder

    Excelente documento me encantó

  • Leonardo
    Responder

    Muy buen complemento, sin duda el juego genera diferentes habilidades que contribuyen al desarrollo íntegro del estudiante, espero como profesor de la asignatura de Educación Física y Salud que los demás colegas generen conciencia de la importancia del juego.

    Atte .
    L.A.

  • Gloria Pinto Góngora
    Responder

    Estoy en total acuerdo con esta apreciación, de la aplicación del juego en los aprendizajes. En lo particular dentro de lo posible lo aplico, aunque muchas veces esto conlleve críticas y malas interpretaciones (Cuando se trabaja con la aplicación de una educación extremadamente conductista). Los juegos y actividades lúdicas han sido para mis objetivos, como herramientas mediadoras entre los educandos y sus aprendizajes.

  • Alfonso Quilaqueo Durán
    Responder

    El Ministerio de Educación debe invertir en material didáctico lúdrico para todas las asignaturas y poner acceso en internet de forma libre y gratis para el aprendizaje. Para lograr material didáctico lúdrico y de calidad, el docente debe comprar de su sueldo, si es que lo encuentra

  • Gloria Fuentes Ríos
    Responder

    Excelente aporte, la salud emocional, el crecimiento social son fundamentales en el desarrollo de un niño/a.

  • Emma
    Responder

    Según mi experiencia, la voz de los expertos de todos los tiempos, los niños y niñas necesitan jugar, barro y subirse a los árboles, tendríamos una sociedad más saludable y alegre. Recordemos que Chile, es un país austral, donde el verano, no está eternamente, por ende somos más sombríos. Así la sociedad chilena, se enfermaría menos y los aprendizajes serían más significativos. Lo que aprendemos con alegría, se queda por siempre.

Deja un comentario