En Noticias

Utilizada desde hace años para tratar problemas, como la ansiedad, la angustia y la violencia, hoy los expertos confirman que esta milenaria disciplina tiene reales beneficios en el rendimiento académico de los alumnos.

La sala en silencio, niños sentados con los ojos cerrados, escuchando alguna calmada melodía de fondo, con una luz tenue. Son alumnos que practican yoga en el horarios establecidos  de clases, una práctica habitual en muchas escuelas. Y es que el yoga tiene múltiples beneficios para los niños.

Según estudios de la Universidad de Hardvard (shorturl.at/efFPR), el yoga mejora la memoria, la atención y el aprendizaje, a la vez hace conscientes a los niños de sus propias emociones. Se trata de un recurso simple que cuando aparece en una etapa crucial del desarrollo cognitivo del niño. puede acompañarlos durante toda su vida con excelentes resultados. 

Para la doctora en psicología clínica y experta en meditación oriental, Yasna Orellana, el yoga es una excelente herramienta de aprendizaje, que nos recuerda que somos una unidad: cuerpo, mente y alma. “Además de ser un buen ejercicio, el objetivo de esta actividad es fomentar y promover una práctica social lúdica que potencia los vínculos entre los alumnos,  favorece a que los niños estén más tranquilos, invita a la creatividad y el aprendizaje a través de la emoción”, afirma.

Los estudios apuntan a que la meditación o el yoga provoca cambios funcionales y estructurales en las regiones del cerebro que suelen sufrir estrés. Por ello, expertos afirman que practicar yoga ayuda a minimizar los efectos que el estrés provoca sobre las capacidades cognitivas y emocionales de los estudiantes. 

“Al principio, los niños se reían o les resultaba extraño permanecer unos minutos con los ojos cerrados, pero con el tiempo y la práctica, ellos mismos piden formar parte de esta actividad, incluso son varios los que repiten los ejercicios de yoga fuera de la escuela, al llegar a su casa”, cuenta Isabel Pereira, profesora del colegio María Auxiliadora de La Reina, establecimiento donde se practica la meditación desde año pasado.

 

Cómo empezar a practicarlo:

  • Poner una música instrumental relajada.
  • Sentar a los niños en las sillas, con la columna vertebral derecha. Los pies deben estar apoyados en el suelo. Se recomienda que las manos estén sobre los muslos o al lado de las caderas.
  • Pedir a los niños que cierren los ojos.
  • Empezar a practicar la respiración, inhalando y exhalando lenta y profundamente por la nariz. 
  • Pedirles que lleven la atención a la respiración, que sientan cómo entra y sale el aire de sus cuerpos. 
Showing 4 comments
  • ELIZABETH MACHUCA GUZMÀN
    Responder

    EXISTEN MONITORES QUE ENSEÑEN LA PRÁCTICA DEL YOGA A LOS PROFESORES ,ESTOY MUY INTERESADA EN COMENZAR A PRACTICAR CON MIS NIÑOS Y NIÑAS

  • Paulina
    Responder

    Yo practico yoga con mis alumnos de 3 a 5 años cada lunes para comenzar bien la semana. Un buen momento para tomar conciencia de nosotros, de nuestra energía y de nuestra importancia en el universo.

Deja un comentario