En Noticias

Se ha hablado de cómo abordar el tema de la crisis en niños y jóvenes estudiantes, pero ¿qué pasa con los profesores y profesoras? Psicólogo comparte tips para saber cómo aprovechar esta situación y saber manejar el estrés al interior de las escuelas. 

Estamos en una revuelta social, como nunca antes la hemos visto durante los últimos veinte años. En estos días, se están dando señales de calma y la mayoría de organizaciones ya han vuelto a sus puestos de trabajo. Sin embargo, esta crisis que vive el país, impacta, entre otras cosas, la salud mental de todos.

Durante estos días, distintas fuentes han publicado artículos sobre cómo abordar el tema de la crisis en niños y jóvenes estudiantes, pero poco se ha hablado de lo mucho que esta situación ha afectado a profesores y trabajadores de la educación, quienes han tenido durante estos días un rol de acompañar y acoger a los más chicos. Ellos necesitarán  espacios de acogida, diálogo y contención, con el fin de crear un clima de confianza en la comunidad docente.

Desde Atención Psicológica Chile, una red de profesionales autoconvocados para  asistencia psicológica gratuita a afectados por la situación en el país, nos dejaron algunas sugerencias, basadas en la práctica/teoría, para que el retorno de los profesores sea lo más humano y tranquilo posible.

El cambio debe partir por la directiva

Si eres Director o Jefe de área, pregúntese: ¿Cómo estoy?,¿Qué me pasa con todo esto?¿En qué situación me encuentro? Después de este análisis, se puede continuar. De lo contrario, estará dando puntadas sin hilo. “Búsquese algún amigo/a de confianza para “verbalizar” sus ideas, expresar sus emociones y elaborar pensamientos, desde esta etapa emerge la ocupación genuina del resto”, explica el psicólogo Ignacio Valdés Gutiérrez.

El experto recomienda aprovechar de hacer un catastro de sus los trabajadores, preguntando, indagando qué les ha pasado, por sus traslados, por sus hijos, sus casas, por su alimentación, entre otros. 

Espacio de transformación organizacional.

Lo que vivimos como sociedad exige brindar un discurso de tranquilidad y genuidad dentro de tu centro educativo. Fomentar un discurso conciliador y escuchar cada una de las voces, ya que es probable que sea un espacio de transformación organizacional. “Todos los trabajadores son distintos, cada uno expresará su

inquietud de maneras diversas. Inclusive, pueden haber personas que no hablarán y harán de su vuelta al trabajo, como una experiencia cotidiana. Pregunte desde lo básico: ¿dormiste anoche, comiste, tu familia está bien?, resalta el profesional de Atención Psicológica Chile. 

Fomentar objetivos a corto plazo, para los próximos días. 

Disminuir la vorágine de estos meses y establecer pequeños objetivos que sean alcanzables es, según el experto, una práctica recomendable. “Los trabajadores tendrán una energía positiva genuina. “No es normal lo que pasa en el país, no pretenda que se siga en la misma dinámica de unas semanas. En cada momento, agradezca a sus equipos, sobre todo: compromiso, lealtad, laboriosidad, abnegación, respeto. Comparta la alegríade trabajar juntos. Esto es relevante, porque crea el sentido de pertenencia y unidad con el entorno”,  agrega. 

Horario laborales cambiantes.

En Santiago y varias ciudades del país, el transporte no está funcionando bien, por lo que permitir a los trabajadores irse a sus casas unas horas antes es una buena recomendación que ayuda a su paz y tranquilidad mental. “La familia es lo primordial para la seguridad socioafectiva, es por esta razón, que la organización debe privilegiar este espacio, asegura Valdés. 

Las crisis son angustiantes, porque nos cambian los paradigmas conocidos. Lo que vivimos como país, cambiará muchas cosas, inclusive a nosotros. En este tiempo, es bueno hacerse la pregunta: ¿Qué me gustaría dejar atrás?¿Qué me gustaría que se llevara ese humo que ha sido la constante en la prensa? ¿Con qué voy a volver a empezar?.

Showing 2 comments
  • Paola Sastre Cartes
    Responder

    Primero, agradecer este tipo de artículos ad-doc a los tiempos que estamos viviendo y los consejos que puede uno puede seguir como profesores, en acoger y contener a nuestros alumnos. A veces uno se siente confundido y cree que lo que siente o piensa es extraño o que no es normal, pero luego al leer este artículo, puede notar que es parte de la crisis que estamos pasando y estas palabras nos pueden ser muy útiles para mejorar y salir adelante.

Deja un comentario