Estudiar y entender al cerebro, para así aprender mejor; considerando las emociones de los estudiantes y comprendiendo sus procesos biológicos, es lo que propone la “ciencia del cerebro”.

La neurociencia es una excelente herramienta para los docentes, esta disciplina ha destacado la relación que existe entre los procesos de aprendizaje y las emociones, señalando de que manera estas se vinculan profundamente e influyen en la forma en que los alumnos se desempeñan a la hora de aprender. Con una correcta estimulación a temprana edad, se pueden favorecer en gran medida las conexiones neuronales y potenciar la manera en que el niño/niña se desarrollará en la adultez.

La llamada “ciencia del cerebro” orienta el proceso de enseñanza, entregando nuevas estrategias a los docentes, para favorecer el aprendizaje de sus alumnos. Presentando nuevos métodos para la educación y eliminando tácticas obsoletas de la enseñanza, como señala el portal español El País, donde agregan, por ejemplo, que no se aprende de igual manera en la mañana que en la tarde y tampoco presentamos el mismo nivel de concentración al tener hambre o después de comer.

Gracias a los avances de la ciencia, podemos entender los procesos por los cuales pasamos al momento de adquirir conocimiento y como operan las emociones dentro del aula, de esta manera, le podemos sacar el mayor provecho al proceso educativo. Tal como lo señalan diversos estudios del área, que concluyen en que el conocimiento no se adquiere correctamente mediante una memorización constante, sino que a través de la experimentación y lo que esto provoca en los estudiantes; además de hacer hincapié en la importancia de que exista un buen ambiente en donde se genere el proceso educativo.

De esta manera, el desarrollo de la neurociencia en la educación ha beneficiado a los docentes y a la vez, a sus alumnos. Entregando herramientas para que se diseñen mejores métodos de enseñanza, a pesar de que no todos los procesos de aprendizaje son iguales, ni tampoco las respuestas emocionales, si podemos adaptar la enseñanza a lo que vamos descubriendo del funcionamiento de nuestra cabeza.

Si eres docente y quieres aprender más acerca de los beneficios de la neurociencia e incluirla en tu sala de clases, ¡tenemos algo especial para ti!, ya sea para aplicarla en tu modelo didáctico dentro del aula o para utilizar la neurociencia dentro de la Educación Parvularia. ¡No dejes de capacitarte!