El “Aula Invertida” propone cambiar la experiencia de aprendizaje, modificando las actividades y los horarios de clases.

Este sistema puede ayudarte a convertir el aula en un entorno de aprendizaje activo. Que permite a los estudiantes aprender a su propio ritmo, priorizando la personalización de la enseñanza.

Se propone cambiar el formato de clase en donde un profesor presenta un tema, mientras los alumnos solo toman apuntes y posteriormente aplican el conocimiento sin saber si es que aprendieron correctamente. Finalmente, solo pueden comprobar su aprendizaje al recibir notas de sus evaluaciones.

A través del “Aula Invertida”, se busca transformar el carácter pasivo de los alumnos con respecto a sus conocimientos. Asegurándose, en el aula misma, que comprendieron la información que el docente les entrega. Revisando y analizando en conjunto la información que están recibiendo.

 

Aula Invertida en clases online

Este método propone que el docente realice sus clases a través de grabaciones de video, las cuales proporcione a sus alumnos, para que ellos las vean de acuerdo a sus tiempos y recurran a ellas la cantidad de veces que sea necesario.

De esta manera, la clase se transforma en un lugar de reunión entre estudiantes y el docente, donde el profesor tiene la oportunidad de observar como sus alumnos están percibiendo dicho conocimiento y posteriormente adaptar cada lección según las necesidades de los estudiantes.

Para que así, el aula sea un espacio de aprendizaje interactivo, donde los alumnos puedan poner en práctica lo aprendido en clases, individualmente o de manera grupal. Con la observación del docente, dispuesto a resolver las dudas que puedan surgir durante la actividad.

 

¿Por qué invertir el aula?

1- Da la oportunidad a los alumnos de aprender a su propio ritmo:
Ya no deben ir a la velocidad del profesor. Si un alumno tiene problemas en comprender la información que se le está entregando, puede recurrir a las grabaciones cuando quiera y las veces que necesite. Para luego, asistir a clases con preguntas específicas que le hayan surgido.

2- Es personalizado, activo y atractivo:
Con el material cubierto antes de la clase, los alumnos llegan al aula para poner en práctica lo aprendido. El docente elabora actividades a través del aprendizaje activo, guiando la enseñanza; mientras analiza y evalúa el nivel de comprensión que tienen sus estudiantes.

Por ejemplo, con presentaciones de los alumnos, discusiones sobre la materia y solución de problemas en grupo.

3- Ayuda a los estudiantes a prepararse para evaluaciones:
Los alumnos tienen la oportunidad de utilizar las grabaciones de clases para estudiar. Al tener este material a su disposición, pueden regresar y revisar los recursos disponibles la cantidad de veces que sea necesaria. Y así, rendir de la mejor forma en las evaluaciones.

Las grabaciones se convierten en valiosas guías de estudio para los estudiantes. Si quieres sacarle el mayor provecho a las herramientas de vídeo, revisa nuestro artículo de Cómo motivar a tus alumnos a encender sus cámaras en clases.

 

Ahorra tiempo creando contenido básico sobre las materias, a modo de que puedas compartirlo múltiples veces en diferentes años. Perfeccionando los temas que se enseñan, para que tu sala de clases sea el lugar donde tus estudiantes aprovechen al máximo su potencial.

Referencia: Panopto