Como docentes podemos ayudar a nuestros alumnos a que se enfoquen en el desarrollo de su aprendizaje, más que en la manera en que será evaluado.

Existen distintas herramientas que podemos utilizar para posicionar al estudiante como protagonista de su propia enseñanza, ya sea en la educación virtual, presencial o híbrida.

Cambiemos el foco del: “¿Qué nota te sacaste?”, a “¿Qué aprendiste?”, de esta forma pongamos la calificación en segundo lugar, priorizando la enseñanza, el desarrollo de las capacidades y habilidades de cada uno.

5 tips para que tus alumnos se enfoquen en su aprendizaje por sobre las calificaciones:

1- Ajusta el lenguaje con tus alumnos: Por ejemplo, en el caso que un estudiante no quiera terminar una tarea, que la motivación a terminar con sus deberes no sea: “¡Tienes que hacerlo porque tiene nota!”, sino motivarlo a través de la valorización de sus habilidades y la forma en que se ha estado desempeñando: “Lo has hecho muy bien hasta el momento, pero intenta hacerlo de tal manera”.

2- Ajusta el lenguaje con padres: La idea es que la relación docente-apoderado no se base en conversaciones sobre las notas de sus hijos, infórmalos sobre las habilidades que ha adquirido y destaca las capacidades del alumno, cuéntales sobre los avances que has notado en su aprendizaje.

3- Retrasa la entrega de las notas: Aunque en un principio esto puede frustrar a los estudiantes, ya que tienen la costumbre de percibir la nota como la parte más importante del aprendizaje, desarrolla el ejercicio de retroalimentación después de la evaluación. Para que así reflexionen en conjunto sobre lo aprendido y así enfocar su atención hacia las habilidades que adquirieron y en cuales deben trabajar.

4- Cambiar el método de evaluación final: Algunos investigadores de la educación sugieren que las evaluaciones no deberían calificarse por su precisión y que tampoco sea la evaluación sea la meta a la que deben alcanzar, más bien la idea es ir guiando a los estudiantes en el proceso.

A través de pequeñas evaluaciones dentro de su proceso formativo e incluso algunos profesores ofrecen a sus alumnos la oportunidad de eliminar su nota más baja al final del semestre, esto representa una motivación para que los estudiantes no se centren en la calificación.

5- Hacer espacio para la autoevaluación: Otorga la oportunidad para que los estudiantes puedan analizar su propio aprendizaje, para que puedan reafirmar la importancia del desarrollo de sus propias habilidades por sobre una calificación. Posicionándolos como actores principales de su educación y ayudándolos a desarrollar su capacidad de autoanálisis.

Incluye estos tips para enriquecer el proceso educativo y a la vez desarrollar un aprendizaje profundo en tus estudiantes.
Te invitamos a revisar otros artículos que hablan sobre los diversos efectos que tienen las calificaciones: ¿Las notas sirven para algo?. y Los efectos negativos de las calificaciones en los niños.

Referencia: Edutopia.org