El Visual Thinking o Pensamiento Visual es una metodología que se basa en el uso de sencillos dibujos para explicar conceptos. Con esta herramienta, se pueden ordenar y organizar ideas o contenidos, para enfocarse en lo más relevante y así poder sintetizar y filtrar la información.

El Pensamiento Visual es una herramienta que propone crear conexiones entre conceptos, a través de dibujos simples y fácilmente reconocibles, creando mapas mentales para generar nuevas ideas, descubrir soluciones, identificar problemas y definir objetivos.

Sunni Brown en su charla TED “Doodlers, unite!”,  ejemplifica el Pensamiento Visual señalando que es lo que sucede cuando “garabateamos” en una hoja durante una llamada telefónica o reunión; no significa necesariamente que estamos desconcentrados o prestando atención a otras cosas, sino que esta es una estrategia que utiliza nuestro cerebro para evitar perder el foco.

¿Cómo llevar a cabo el Visual Thinking en el aula?

Algunas técnicas o formas de poder incluir la metodología son:

– Mapeo: Es la técnica más asociada al pensamiento visual y también recibe el nombre de mapas mentales. La realización de estos mapas es libre: jerarquizada, circular, etc.

– Uso de formas geométricas: Su sencillez las hace muy útiles para un buen acercamiento al pensamiento visual.

– Copiar figuras básicas: Estas suelen recibir el nombre de pictografías o ideografías y son representaciones muy básicas que podemos encontrar en internet fácilmente y apropiárnoslas.

– Realizar vinculaciones entre ideas: sirve para relacionar conceptos y dar cohesión a nuestro trabajo. Pueden utilizarse flechas, líneas, signos matemáticos y todo lo que se nos ocurra.

¿Cuáles son sus ventajas?:

Dan Roam es autor del libro “Tu mundo en una servilleta” y es un referente en la enseñanza del pensamiento visual. Según Roam, las ventajas de esta herramienta son:

– La rapidez de las imágenes: Esto quiere decir que la forma más rápida de aclarar la complejidad no es la discusión o el análisis de datos sino que es el dibujo. Nuestra mente visual consume más de la mitad de las neuronas del cerebro y procesa la información miles de veces más rápido que hablar.

– Alineación visual: La mejor manera de compartir una idea es sacarla. Según Roam “dibujar por claridad no es arte; dibujar es un buen pensamiento aclarado”. Esto es así porque al dibujar estamos comprendiendo, organizando, interiorizando, interpretando y personalizando el aprendizaje.

– Las imágenes son “empáticas”: Cuando exponemos lo que nos pasa y compartimos nuestra perspectiva a través de dibujos, habilitamos en el otro un proceso de escucha y empatía.
Como otros beneficios de esta herramienta podemos agregar:

– Memorización: La información que vemos se retiene con más facilidad con respecto a la información transmitida únicamente mediante la palabra.

– Mantener el foco: Muchas veces, es difícil captar la atención de los alumnos durante largos períodos de tiempo. Sobre todo hoy en día, que nuestra atención es muy fugaz debido a los hábitos que desarrollamos con la tecnología digital. Al trabajar de forma grupal estas dinámicas visuales, mantienen a los alumnos en el presente y favorecen la concentración.

– Habilidades blandas: Además de mejorar la memoria y la concentración, también colabora en el desarrollo creativo, emocional y promueve la reflexión sobre el propio aprendizaje del alumno.

– Combina con todo: El Visual Thinking puede combinarse perfectamente con diferentes metodologías de aprendizaje. Así, puede ser parte fundamental del Aprendizaje basado en Proyectos, Gamificación, Flipped Classroom o del Aprendizaje cooperativo.

¿Habías oído acerca de esta metodología?, ¿Qué opinas sobre aprender a través del dibujo?. ¡Cuéntanos en los comentarios!

Referencias: Realinfluencers – Netmind