El agotamiento de los profesores es común. Es real. Y puede ser un problema grave. Por eso es importante tomar medidas para evitar que esto suceda, de modo que puedas disfrutar de una carrera docente larga y saludable y que sus alumnos disfruten de los beneficios de su experiencia y conocimiento.

Afortunadamente, se acerca el Año Nuevo, que es una oportunidad perfecta para tomar algunas resoluciones que te ayudarán a prevenir el agotamiento a medida que avanza el año escolar. A continuación te compartimos algunas que puedes tener consideración:

Resolución 1: Respetar los horarios

Todos los docentes tienen el potencial de experimentar agotamiento, pero aquellos que trabajan muchas horas y descuidan su vida personal corren mucho más riesgo. Si te quedas en el establecimiento por más de 12 horas todos los días, ¡por supuesto que te cansarás!.
Para ayudar a restablecer el equilibrio entre el trabajo y la vida personal , determina un horario de salida e intenta mantenerte firme frente a él, a pesar de que no siempre será posible, es importante definir un horario.

Resolución 2: Decir ” no ”

Otra forma de trabajar rápidamente en exceso como docente es decir “sí” cada vez que alguien te pida ayuda con algo. Muy pronto te verás agobiado/a por los favores y otras obligaciones a las que te puedes estar ofreciendo, dejando así de lado tus propias preocupaciones y responsabilidades. Decir “no”, es una habilidad eficaz que también te ayudará en tu vida personal.
No es necesario poner excusas. Simplemente establecer límites y cumplirlos, no dañarán a nadie.

Resolución 3: Practicar el cuidado personal

La docencia es una profesión en la que te concentras tanto en los demás que puedes tender a olvidarte de tus propias necesidades. Así es como los niveles de estrés terminan aumentando tanto que eventualmente es inevitable que una persona se agote.
Evita que eso suceda resolviendo cuidar de sí mismo con regularidad. Por ejemplo, podrías meditar, hacer yoga, beber té o acostarte a ver una mala película. Lo que sea necesario para relajarte. Es importante que los profesores practiquen el autocuidado

Resolución 4: Desconectarse

¿Recuerdas la resolución de “salir a las 5 pm”? Eso no funcionará a menos que también decidas desconectarte cuando lo hagas. Eso significa que no debes revisar los correos electrónicos del trabajo ni recibir llamadas del trabajo después de salir por el día. Todas esas cosas pueden esperar. Y recuerda, una de las ventajas de la profesión docente es que no existe necesariamente una “emergencia docente”. No tienes que estar de guardia; cuando te vayas por el día, realmente vete.

Resolución 5: Recibir ayuda

Por último, es importante reconocer la posibilidad de que el agotamiento sea mucho más grande y requiera mayor ayuda. Pedir apoyo a las personas de tu vida puede alivianar mucho el peso del estrés, no dudes en buscar ayuda externa. Los beneficios y resultados pueden sorprenderte.

¿Tienes alguna otra resolución que agregar? ¡Te leemos!